¿Está su planta de cableado preparada para el Wi-Fi 6?

Nuestra última publicación trataba sobre las tecnologías Wi-Fi 6 y 6E.

Si ha decidido que quiere disfrutar de todas esas ventajas en su red, debe asegurarse de que la planta de cableado está preparada.

Mientras que 2.5GBASE-T o 5GBASE-T pueden admitir la primera ola de productos Wi-Fi 6, permitiendo que las instalaciones de categoría 5e y 6 puedan admitirlas, es muy improbable que estos tipos de cables, en última instancia, soporten el máximo potencial de transmisión.

Cuando la segunda y tercera ola de productos lleguen al mercado y hagan que las velocidades superen los 5 Gb/s, se necesitará un mínimo de dos conexiones 5GBASE-T a cada punto de acceso inalámbrico para soportar la agregación de enlaces. Y a medida que la tecnología continúa avanzando hacia su máxima capacidad de transmisión teórica de 10 Gb/s, se espera que cada punto de acceso Wi-Fi requiera un mínimo de dos conexiones de categoría 6A.

No solo es cuestión de velocidad

La mayoría de los puntos de acceso reciben alimentación a través de PoE y el procesamiento más complejo que se produce dentro de un punto de acceso Wi-Fi 6 requiere mayores niveles de PoE que en las generaciones anteriores que funcionaban principalmente en PoE de tipo 2 de 30 W. Los puntos de acceso de gama superior que pretenden admitir tanto Wi-Fi 6 como Wi-Fi 6E podrían incluso requerir PoE de tipo 3 de 60 W.

Para admitir la máxima capacidad de transmisión y mayores niveles de PoE, la mayoría de las empresas están implementando dos conectores de categoría 6A para prepararse para la actualización a Wi-Fi 6/6E, incluso si el resto de su planta de cableado conserva las categorías 5e o 6. De hecho, los estándares del sector recomiendan específicamente dos conexiones de categoría 6/clase EA para puntos de acceso inalámbrico. Si no considera actualizar y espera poder admitir la primera ola de dispositivos Wi-Fi 6 con una categoría 5e o 6, es importante que entienda que no todas las plantas de cableado de categoría 5e o 6 admitirán 2.5/5GBASE-T a 100 metros, y tendrán que comprobarse para garantizar su conformidad.

Lo que necesita saber sobre la comprobación

Si decide actualizar su planta de cableado a la categoría 6A para admitir Wi-Fi 6, lo que tiene que tener en cuenta a la hora de hacer comprobaciones será lo mismo que para cualquier aplicación de 10GBASE-T y PoE avanzada. Así que, sí, eso significa que se recomienda realizar pruebas de diafonía exógena. La buena noticia es que puede llevar a cabo pruebas de diafonía exógena de muestra para enlaces alterados cortos, medios y largos dentro del mismo mazo para ahorrar tiempo. Y si decide no realizar pruebas de diafonía exógena, siempre puede echar un vistazo a los resultados de las pruebas TCL y ELTCTL. Estos parámetros solo aumentan los tiempos de comprobación unos 6 segundos y son excelentes indicadores de si un cable de enlace proporcionará un rendimiento de diafonía exógena adecuado.

Debido a los elevados niveles de PoE, también se recomienda elegir (+TODOS) los límites, ya que incluye las comprobaciones del desequilibrio de la resistencia de CC dentro de un par y entre pares, así como un límite para la resistencia de lazo de CC. Esto garantizará que la alimentación de CC se divida uniformemente entre cada conductor del par y entre varios pares para aplicaciones de PoE de cuatro pares. Porque si no, corre el riesgo de que las señales de Ethernet que transmiten desde y hacia su punto de acceso se alteren y provoquen errores.

Y una vez que esté preparado para conectar sus nuevos puntos de acceso Wi-Fi 6, puede comprobar cuánta potencia hay disponible en el enlace. Solo tiene que enchufarlo a la conexión final y, si el cable está conectado a un switch PoE u otra fuente de alimentación (PSE), mostrará la clase (0-8) de potencia disponible en el enlace. A continuación, puede compararlo con los requisitos de su punto de acceso para asegurarse de que hay suficiente potencia disponible.
Y por último, pero no menos importante, la susceptibilidad a la diafonía exógena y el aumento de calor causado por el suministro de PoE en mazos de cables podría significar que la especificación de la planta de cableado para Wi-Fi 6 sea de categoría 6A apantallada.